Ideario

Para llevar a cabo la esencia y finalidad del Movimiento cada pareja y grupo de matrimonios ha de aspirar y trabajar por los siguientes objetivos:

  • Llegar al limite de las promesas bautismales, iluminados y fortalecidos con la fuerza del Espíritu Santo.
  • Que Cristo sea el Señor de la pareja y de la familia.
  • Que el amor, santificado por el sacramento del matrimonio, sea el verdadero signo de la “Iglesia doméstica” y el Evangelio sea la norma de vida de la familia.
  • Que cada pareja se comprometa a ser testigo y apóstol de Jesucristo en la Iglesia, siguiendo la llamada del obispo diocesano y su presbiterio en el Apostolado Seglar.
  • Que todas las actividades de la pareja sean una colaboración a la obra de Dios, empezando por ser competentes en la profesión y terminando en el servicio total a la persona a través de la familia.
  • Que cada pareja o grupo de matrimonios, sintiéndose primero evangelizado por Jesús, se entregue a evangelizar a su familia y al ambiente familiar con una presencia activa y transformadora.
  • Que la espiritualidad matrimonial sea el motor de todo el apostolado familiar.
  • Que todos los matrimonios vivamos y proclamemos el Reino de Dios, concretado en el proyecto de familia cristiana.
Medios para conseguir el ideario:
  1. Plan de vida de cada pareja.
  2. Reunión semanal o quincenal.
  3. Retiro-reflexión trimestral.
  4. Encuentros de Matrimonios y Clausuras de dichos encuentros.
  5. Encuentro padres—hijos anualmente.
  6. Inserción en la Pastoral Diocesana: formación y acción apostólica por pareja y en grupo.
  7. Celebración anual de la fiesta de la Sagrada Familia a nivel diocesano.
  8. Evaluación anual de la marcha y actividades del Movimiento.
  9. Aquellos otros que la Permanente Diocesana pueda considerar.
 Carta del Obispo (click para abrir)